China:

Ubicación geográfica:

China se encuentra situada en la parte oriental del continente asiático. La posición geográfica, el relieve montañoso y la construcción de la Gran Muralla China contribuyeron a que se mantuviera asilada del resto del mundo y desarrollaran una cultura particular en comparación con otras civilizaciones.

external image 000479610.png

Períodos históricos:
  • Patriarcal: La autoridad descansa en un rey-sacerdote. Las leyendas se confunden con la histpria, fue de carácter patriarcal porque la autoridad recaía en los ancianos.

  • Dinástico: Comprende cinco Dinastías (Shang, Chou, Tsin, Han, y Mongólica). Se llamaba así porque un emperador, asistido por una fuerza burocrática controlaba el poder.

Organización política:

El pueblo chino estuvo gobernado por Dinastías o familias reales. El poder era hereditario y era un gobierno absolutista, hasta que en el siglo XX fue una Monarquía Imperial.

El monarca se consideraba un ser divino "hijo del cielo", era adorado por todo el pueblo como un dios. Los mandarines, funcionarios seleccionados hacían cumplir la voluntad del emperador y establecían los impuestos.
external image qin1%5B1%5D.jpg

Organización social:

La pirámide social estaba muy bien definida. En la cumbre esta el emperador y los mandarines, seguidos de la nobleza. Luego los campesinos que vivían en aldeas y eran los que sostenían la economía. También estaban los obreros y artesanos que eran una clase agobiada por los impuestos. Y en el último lugar los esclavos que no tenían derecho a ningún tipo de beneficio.

Organización económica:

La base de la economía era la agricultura practicada de manera intensiva mediante regadío. Las tierras pertenecían a los soberanos quienes las repartían entre un número de nobles y allegados. Estos, a su vez, arrendaban a los campesinos, quienes vivían dependientes de su único trabajo y pagaban tributo de una décima parte de su cosecha.

Los chinos cultivaron arroz, trigo, té y mijo. Se dedicaron a la artesanía, la porcelana y la orfebrería. Desarrollaron las manufacturas en algodón y seda, los cuales comerciaban.

Religión:

  • Taoísmo:


Los taoístas creen que el hombre debería vivir en armonía con la naturaleza a través del Tao o “El Modo”, que es la idea de una gran armonía cósmica. Las creencias taoístas enfatizan sobre el auto-refinamiento, la libertad y la búsqueda de la inmortalidad. El taoísmo está fuertemente influenciado por la religión popular china, y sus dioses fueron existencias históricas, que han mostrado poderes excepcionales durante sus vidas.

  • Budismo:

El budismo floreció por primera vez en China durante la Dinastía Han. Originariamente como una forma radical del hinduísmo, el budismo entró en China desde la India y desde entonces se diseminó al resto de Asia y más allá. El budismo cree en la pureza de la mente y la acción, y en la acumulación del karma haciendo buenas acciones y evitando las malas. Con el karma suficiente, un practicante logra un estado de nirvana y budismo- que es el fin del sufrimiento producido por una existencia cíclica.

Gautama Buda:

Siddharta Gautama es conocido como el Buda Supremo, y como la figura clave dentro del budismo. De acuerdo a los primeros textos budistas, el fundador de esta religión fue originalmente el hijo de un rey. Se convirtió en monje para buscar un camino para vencer el sufrimiento humano, logrando finalmente la ilustración y convirtiéndose en Buda.

  • Confucionismo:


El confucionismo fue uno de los aspectos más importantes de la vida china desde el 100 aC al 1900 dC, influenciando áreas como la educación y el gobierno, y determinando el comportamiento personal y el deber individual hacia la sociedad.

Confucio nació en una familia noble pobre, depuesta durante la Dinastía Zhou Oriental. Su sistema moral está basado en la empatía y el entendimiento. Se centró alrededor de tres conceptos, a saber: li o “acción ideal”, yi o “rectitud”, y ren o “compasión o empatía humana”. De acuerdo con el confucionismo, una buena vida metódica sólo puede resultar a partir de una sociedad bien disciplinada, que haga hincapié en la cerenomia, el deber, la moral y el servicio público.



Confucio pensaba en el valor del poder como ejemplo, y creía que la fuerte lealtad familiar, la veneración de los ancestros, el respeto por los mayores y la unidad familiar, formaban las bases de un buen gobierno. Uno de sus dichos, conocido como la “Regla de oro”, establece que “un hombre debería practicar lo que predica, pero también debería predicar lo que practica”.
Sus creencias fueron más tarde difundidas a través de China por sus discípulos, y mucha gente aprendió de sus dichos sabios.